implante coclear·Maternidad

El Despertar

Después de hablar con el médico fuimos a reanimación (REA) para ver a Martín. Esperamos en la sala de espera hasta que Carlos, un enfermero encantador nos llamó. La operación había sido tan rápida que pilló a los abuelos comiendo. No nos dió tiempo a verles antes de entrar.

Carlos nos dió la llave de la taquilla donde dejaríamos los objetos de valor y nos explicó el proceso. En la primera visita entraríamos los dos pero después sólo podría quedarse uno, aunque podríamos turnarnos las veces que quisiéramos. Llegamos a la puerta, me había preparado para lo peor, así que tomé aire y entré. Había seis camas, Martín estaba en la primera, dormidito. Tenía la cabecita vendada, una vía y el oxígeno. Era él, apenas estaba hinchado. Miré las marcas de la operación, en el moflete derecho tenía un pequeño hematoma y el recuerdo de varios pinchazos en las muñecas.

Pasamos un rato mirándole, con la tranquilidad de que había pasado lo peor. Estábamos en la cima de la montaña, ahora tocaba el descenso. Nos preguntaron por las comidas del niño y nos recordaron que cuando volviéramos a entrar sólo podría estar uno de nosotros. Permanecimos un ratito más hasta que llegó el cambio de turno y tuvimos que esperar fuera.

Cuando volví seguía dormido, aunque comenzaba a moverse. Estaba incómodo. Abrió los ojos y sacó la fiera que lleva dentro. Empezó a llorar. Al verme sólo quería que le cogiera. Me signaba, hacía “ven, ven”. Era la primera vez que le veía hacerlo de una forma tan clara. Una enfermera me dijo que le cogiera pero entonces, al moverse, notó la vía y se la arrancó. Lloraba desconsolado,  se retorcía de dolor. Era imposible tranquilizarle. Los enfermeros se acercaron y me invitaron a salir. Mejor así. Cuando volví estaba dormido. Me explicaron que los niños sordos solían tener muy mal despertar. Si a eso le sumamos que Martín tiene mal despertar de serie tenemos una combinación explosiva o, como ellos le bautizaron, un torete.

Mi marido y yo pasamos el resto de la tarde haciendo turnos para estar con él. Llegó la noche y el cambio de turno del personal médico. Habíamos tenido una experiencia maravillosa con todos ellos pero siempre hay un garbanzo negro y nos tocó la raspa del día. La enfermera del turno de tarde nos había dicho que dejáramos al niño allí y nos fuéramos a descansar. Estaría perfectamente atendido y, ante cualquier problema, nos llamarían. Yo estaba convencida hasta que conocí a la enfermera del turno de noche. Una borde de doctorado y, eso es difícil. Martín iba a estar bien atendido, eso jamás lo pondría en duda, pero prefería que mi niño me tuviera a mí si se despertaba. Además, sé que si me iba a casa no podría dormir pensando que le dejaba sólo.

Martín se despertó y pidió el bibe con una serenata mañanera que mezclaba mala leche y hambre. Ese tipo de cosas eran las que me tranquilizaban, era signo de que estaba volviendo a ser él. Le di el desayuno y bajé a desayunar mientras le bañaban. Volvimos y esperamos la ronda médica. Si todo iba bien nos iríamos a casa. Y así fue, todo evolucionaba según lo previsto. Nos dieron el tratamiento: limpiar la herida tres veces al día, augmentine durante diez días y llevar una cinta que presionara la zona. Si no había complicación, volveríamos en seis días para revisión.

Antes de irnos pasamos por logopedia para pedir la cita en la que elegiríamos modelo del implante, color, longitud de los cables, etc. Con todos las citas cerradas nos fuimos a casa. Martín estaba tranquilo, creo que en el momento en que le quitaron la vía descansó.

Cuando llegamos a casa me dí una ducha y me puse el pijama. No pensaba salir en dos días. Me metí en la cama con Martín y, sin darnos cuenta, nos quedamos dormidos.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s